Socrates, teatre romea

La obra recrea el juicio por el que la ciudad de Atenas condenó a muerte al filósofo griego Sócrates. Pudo eludir la condena, pero no quiso saltarse la ley con argucias, por injusta que fuese. Una lección de dignidad y coherencia en una vida basada en la honestidad y la justicia.

Puesta en escena sobria y sin cambios: unos bancos de madera en forma de hemiciclo, todos los personajes visten túnicas blancas. Siete actores, siempre en escena, pero siempre en segundo plano excepto el protagonista. Funcionan casi exclusivamente para darle la réplica.

Texto denso, complejo, no permite al espectador un momento de desconcentración. Basado en los escritos que se conservan sobre Sócrates.

El espectáculo tiene a Josep Mª Pou como protagonista absoluto. Y es un actor enorme. Llena todo el teatro y lo que le pongan por delante. Transmite con la voz, con el gesto, con la mirada, con el silencio, con su sola presencia.

Mi pero es que el personaje se nos muestra tan perfecto que no permite la empatía. Creo que hubiera sido acertado darle un tono más humano, la obra sería más emotiva.

Tampoco me convenció como muestra el método que utilizaba Sócrates para razonar. Tengo entendido que consistía en realizar preguntas sencillas a su interlocutor y rebatirle después las respuestas para que descubriera que su opinión eran un conjunto de pre-juicios y la fuera completando y precisando por sí mismo. El Sócrates de Pou no escucha, no dialoga, sólo adoctrina.

Me quedo con el mensaje intemporal: Nazco cada día, vivo en todas las épocas y nunca moriré.

Información http://www.teatreromea.com/es/ex/1182/socrates-juicio-y-muerte-de-un-ciudadano

Anuncios