recuerdos

recuerdos-3

Muchos de tus recuerdos son falsos, incluso los más nítidos. Tu primer beso no ocurrió exactamente como te imaginas. La ciencia dice que ninguna imagen del pasado se mantiene impoluta; todas regresan a la mente plagadas de mentiras, hasta las hay completamente inventadas.

Ocurre muchas veces, en una comida familiar sale la historia de una boda o de una comunión. Uno relata una anécdota de aquel día y varios lo contradicen, aseguran que no fue así y añaden detalles diferentes, complementan la información. El que queda en minoría, mal que bien, acaba aceptándolo. Con los años, esa nueva versión se instala en su memoria, y si vuelve a surgir el tema, probablemente, no sólo defenderá lo que en otro momento negó, sino que creerá que siempre lo ha recordado de la misma forma.

Algunos experimentos han demostrado que uno puede llegar a narrar con todo lujo de detalles episodios que nunca sucedieron. El hecho se rememora con la misma convicción y confianza que si fuera real. Ni siquiera a escala neuronal se distinguen unos de otros. La activación del cerebro en recuerdos verdaderos y falsos es exactamente igual. Es imposible separar una evocación verdadera de una falsa.

Leído en yorokobu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s