seres no biológicos

artificial

El día en que los humanoides exijan dignidad como lo hicieron los afroamericanos, las mujeres o las parejas homosexuales podría estar más cerca de lo que pensamos. Si resultan capaces de advertir su propia discriminación, de reconocer alternativas morales, de distinguir el bien y el mal, ¿qué derecho tendremos los seres biológicos a rechazar a los artificiales? No más que el derecho que nos ha dado la ley, la ley que hicimos nosotros.

El paralelismo no es mío ni es moderno. Ya lo planteó el profesor Hilary Putnam, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en un artículo de 1964: «La discriminación de un organismo sintético, basada en lo blandas o duras que son las partes de su cuerpo, me parece tan absurda como el trato discriminatorio de los humanos en base al color de la piel».

Leído en yorokobu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s