el precio, como el resto de cosas en la vida, es relativo

compre

Cuando le das a escoger a un consumidor entre dos opciones, una barata y de calidad baja, y una más cara y de buen acabado, y no saben que escoger. son fácilmente manipulables con un sencillo gesto: poner otra opción a un precio entre las dos propuestas anteriores.

Es una técnica de la que Starbucks se sirve, ofreciendo café en tres tamaños diferentes, pero siendo el medio el equivalente a dos tazas llenas hasta arriba. Con esto hacen que los clientes que no saben qué pedir vayan a esta opción y les venden mucho más café que el que realmente necesitan.

Otra estrategia es tener a la venta otro objeto prácticamente idéntico al doble de precio. Con esto, el consumidor se siente a gusto consigo mismo: ha logrado una ganga.

No tenemos un sentido realista de cuánto valen las cosas. El precio, como el resto de cosas en la vida, es relativo.

Leído Yorokobu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s