sentarse con la agonía

chem-3

Sentarse a compartir un momento con la agonía es un gran privilegio.

Ante la ausencia de un mañana, frente a la absoluta incertidumbre, lo único que queda es intimidad pura, sólo presencia, un profundo sentido de estar únicamente aquí.

Cada momento se convierte en algo sagrado, como siempre lo fue. Cada aliento es infinitamente valioso.

Cada palabra es profundamente escuchada y saboreada, cada caricia, cada mirada… Todo lo que se dice y todo lo que no se dice, todo lo que se recuerda y todo lo que se olvidó con el tiempo, todo se abraza en el inmenso Ahora, en el único lugar en donde realmente somos, en el único lugar que hemos conocido.

Leído en Jeff Foster

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s