enfadar a mi marido

escondida

El balcón es un buen lugar para no molestar. Con un buen abrigo si hace frío, puedes estar un buen rato y así él no se da cuenta de que estás si está pensando en otra cosa, como ocurre últimamente. Algo tiene entre manos, pero no me atrevo a preguntarle que. Ay, señor, eso nunca, que aún se enfadaría y tendríamos problemas.

Y es que se puso rojo de la indignación la última vez que pregunté, por eso no lo he hecho más, porque aún me tocaría recibir, y si callo y no digo nada pues todo eso que me ahorro.

Así que no sé qué le ha pasado al coche y no he hecho preguntas, nunca hago preguntas yo, prefiero quedarme sin respuestas antes de que enfadar mi marido.

Leído en Tren a Puigcerda de Blanca Busquet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s