quedarte sentado y aguantar

Music conductor with a baton

1 En vez de ponerte manos a la obra, distribuye el trabajo: en primer lugar… en segundo lugar… ¿Quién se encarga de esto? ¿Quién hará lo otro?

2. Explica bien qué hay que hacer y no digas nunca más “Mientras lo explico, ya lo he solucionado tres veces”

3. Prepárate para oír refunfuñar. Más de uno reaccionará al principio con cierta decepción. Es lógico, los cambios cuestan. Pero no es necesario que te justifiques o que pidas comprensión. Sólo marca claramente los límites y mantente en tus trece. Sé optimista y parte de la base de que los demás pueden acostumbrarse a lo nuevo.

4. Aprende a aguantar que queden trabajos sin terminar y todo se vaya al traste. No saltes enseguida para tirar del carro. Es un simple juego de roles. Si asumes siempre el rol de responsable, te expones a que a tu alrededor dejen de asumir responsabilidades. Todos darán por hecho que no permitirás el desastre. Te será más sencillo si te lo tomas como una especie de programa de entrenamiento. Te entrenas a quedarte sentado y a aguantar.

Leído en El arte del minimo esfuerzo de Barbara Berckhan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s