enamorarse

Street-Art-in-Olsztyn-Poland.-By-Adam-Łokuciejewski-1200

Empeñaba las horas libres paseando sin rumbo por los entresijos de la ciudad, esperando encontrárselo en cada esquina y queriendo no volver a encontrárselo nunca. Se le helaba la sangre en las venas cuando creía adivinar su figura esbelta avanzando por la calle, y entonces deseaba que no fuera él, porque el corazón le palpitaba dentro del pecho hasta lastimarle y la respiración se le llenaba de piedras, y cuando, en efecto, descubría que se trataba de otro hombre y que las ansias de verlo habían engañado sus sentidos, volvía a buscarlo en los rostros de todos los que se cruzaban en su camino pero él no aparecía por ningún sitio,..

Leído en Que 20 años no es nada de Marta Rivera de la Cruz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s