Algo básico y uso muy simple

Te pido que imagines por un momento que llevas a tu boca un limón y dejas caer unas gotitas en tu lengua.

¿Qué pasó?
¿Experimentaste sensaciones?
¿Salivaste?

Conclusión: nuestra mente no distingue entre lo que piensa y lo que es verdaderamente real y, en consecuencia, ordena al cuerpo actuar de la misma manera.

Conociendo este hecho inherente a nuestra anatomía, podemos aprovecharlo y utilizarlo fácilmente en nuestro beneficio:

– Reduciendo los pensamientos negativos, que provocan malestares corporales, dolores varios

– Potenciando en lo posible los pensamientos positivos: te sentirás bien, simplemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s