Cómo podía dejar que la vieran de otro modo

Pero ¿cómo podía dejar que la vieran de otro modo que no fuera siendo fuerte y controlando la situación? ¿No era en parte por eso por lo que caía bien a la gente, por ser tan capaz, tan segura de sí misma, tan firme?

Unas personas son para ir de fiesta, los payasos con los que sales a divertirte —como K.C.— y otras son gatas glamurosas, como Cat. Pero ¿Georgia…? Ella era la tortuga, que con paso lento y constante gana la carrera.

Cuando has sido sólida como una piedra, por alguna razón no parece justo desmoronarse. ¿Verdad?

Leido en El Club de los Viernes de Kate Jacobs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s