recuerdos

recuerdos-3

Muchos de tus recuerdos son falsos, incluso los más nítidos. Tu primer beso no ocurrió exactamente como te imaginas. La ciencia dice que ninguna imagen del pasado se mantiene impoluta; todas regresan a la mente plagadas de mentiras, hasta las hay completamente inventadas.

Ocurre muchas veces, en una comida familiar sale la historia de una boda o de una comunión. Uno relata una anécdota de aquel día y varios lo contradicen, aseguran que no fue así y añaden detalles diferentes, complementan la información. El que queda en minoría, mal que bien, acaba aceptándolo. Con los años, esa nueva versión se instala en su memoria, y si vuelve a surgir el tema, probablemente, no sólo defenderá lo que en otro momento negó, sino que creerá que siempre lo ha recordado de la misma forma.

Algunos experimentos han demostrado que uno puede llegar a narrar con todo lujo de detalles episodios que nunca sucedieron. El hecho se rememora con la misma convicción y confianza que si fuera real. Ni siquiera a escala neuronal se distinguen unos de otros. La activación del cerebro en recuerdos verdaderos y falsos es exactamente igual. Es imposible separar una evocación verdadera de una falsa.

Leído en yorokobu

El curiós incident del gos a mitjanit, teatre poliorama

curios-incident-gos-mitjanit-2016

Puesta en escena: original y creativa

Un comedor, un dormitorio, una comisaria, un aula, una calle, un parque, una estación de tren, un andén, el interior de un vagón… Los elementos que se encuentran en la escena, sencillos, acompañados de luces y sonido, se transforman en múltiples objetos y espacios. El resultado es perfecto.

Personajes

La historia es contada por el personaje protagonista, un joven afectado por un trastorno psíquico (no es bueno con las relaciones con los demás y es extraordinario con los datos).

El actor trabaja desde su figura física débil, pero con un fuerte carácter. La voz acelera el ritmo de las palabras en momentos de estrés, la mirada sincera, a veces perdida. En ningún momento cae en la caricatura.

Complementa la narración de otro personaje, su profesora, que pone voz a su pensamiento.

Reflexiones

Me he puesto en la piel del personaje. He entendido como las rutinas, la gente y los lugares conocidos, el orden, los horarios precisos, los razonamientos lógicos, la ausencia de mentiras… aportan seguridad. Y he sentido el agobio de la sociedad, del ruido, el miedo a lo desconocido. El vive en su mundo, un mundo fuera de la “normalidad”. He entendido que el concepto “normal” es sólo una cuestión estadística, es simplemente lo que hace una mayoría.

Y también me he puesto en la piel de su entorno, su familia. He entendido su angustia, su impotencia, sus miedos. ¿Cómo actuaría si estuviera en su lugar?

Información http://www.teatrepoliorama.com/es/programacion/c/41_el-curios-incident-del-gos-a-mitjanit.html

Guión http://web2.aspergercolima.org.mx/media/547e456893126.pdf

rey de la creación

ego-eco-difference-egocentric-ecological-world-view-61263683

el miedo vende

Estamos cableados para prestar más atención a lo negativo que a lo positivo porque el objetivo es priorizar la supervivencia. Nuestros ancestros podían dejar pasar muchas oportunidades sin consecuencias negativas (siempre hay un nuevo antílope que cazar), pero ignorar un solo ruido en la maleza podía significar el final.

En el mundo actual, los medios explotan constantemente nuestro sesgo negativo. El miedo vende. Las noticias que alertan de catástrofes captan nuestra atención más que las noticias positivas.

Leído en vida revolucionaria

vivirmiedo

100 metros

100-metros-cartel-definitivo-760x360

No me gustaría que se me entendiese mal. No todo el mundo puede ser un atleta. Y en el caso de la esclerosis múltiple, en la que hay diferentes tipos y etapas y en que prácticamente cada enfermo es una historia diferente, esta generalización es más injusta si cabe.

Depende el tipo que desarrollas es posible que un año sea un cálculo optimista para no poder andar más de 100 metros. Y no tiene nada que ver con que te hayas rendido, que seas un amargado, que hayas perdido las ganas de vivir, ni con nada similar. Simplemente la esclerosis múltiple que te ha tocado no te permite más.

Lo siento pero la vida no es así. No siempre si quieres, puedes.

Leído en El proceso

gestionar decisiones

cafe_libreta

Durante el descanso nocturno la mente ordena y reorganiza contenidos que en la vigilia no habían encontrado su lugar. Podemos aprovechar esta capacidad para encontrar, mientras dormimos, respuestas a lo que nos preocupa :

1- Ves anotando en una libreta tus preguntas y dudas.

2- Lee esta lista antes de dormir.

3- Justo al despertar, trata de recordar lo que has soñado. A menudo, los sueños contienen, de forma simbólica, una valiosa información acerca de lo que más nos preocupa.

4- Una vez despierto, tómate una ducha, desayuna con tranquilidad y relee las preguntas de tu libreta. Posiblemente a la luz del nuevo día hallarás respuesta a algunas de ellas.

5- Aunque queden cuestiones sin resolver, te será más fácil gestionarlas si están anotadas. Si dejas de pensar conscientemente en el asunto, liberas espacio para que el inconsciente halle la solución.

Leído en Momento digital

El miedo de volver a casa sola

calle_sola

Voy por la calle de noche, solo. A lo lejos veo una chica que también camina sola. Vamos por la calle vacía los dos. No se ve ni un alma.

Cuando la chica oye mis pasos, se vuelve un momento sin dejar de caminar. A partir de ese momento noto que la chica tiene miedo. No sé bien cómo lo noto, igual es que acelera el paso, empieza a caminar de otra manera.

Piensa que la estoy persiguiendo. Y esto me hace sentir incómodo. Muy, muy, muy incómodo. El miedo de esa chica no es a mí, sino a cualquier hombre. Sé que en su cabeza chilla una alarma y me pregunto cuántas veces le ocurrirá algo parecido. (Una adolescente publicaba ayer en Twitter una foto de una calle vacía, luz amarilla de farolas, y la pregunta: ¿a que vosotras me entendéis?)

A esta chica que prácticamente corre delante mío me gustaría decirle con el tono de voz más desenfadado: ¡Eh, tranquila, que solo voy a mi casa!. Pero supongo que para ella ahora mismo solo oír el ¡eh! de una voz de hombre puede ser taquicárdico.

Posiblemente otro día la chica, además de oír pasos, oyó que le silban: “¿Qué haces tan sola a estas horas?”, “¡Vaya cuerpazo!”, “¿Me dejas acompañarte a casa?”

Y es que hay mucho garrulo y mucho subnormal y mucho bestia suelto. Siento haberte asustado.

Leído en España is not Spain

sé la razón por la que alguien sonría hoy

be-the-reason

Duelo, tiempo de bajón, rendirse sí es una opción

duelo

Los afectados por una enfermedad neurodegenerativa afrontamos un proceso de duelo cada vez que aparecen limitaciones en nuestro cuerpo. Y cada vez llega la tristeza. El desaliento. La rabia. La frustración. El desgarro…

Podemos ser optimistas y pensar que es el inicio de la adaptación de nuestra nueva circunstancia, pero no podemos evitar que cada vez nos inunden el bajon y el enojo.

Personalmente creo que las frases de superación que a menudo nos dicen para animarnos, más que ayudarnos nos hunden en la miseria. Porque lo que tenemos que hacer es darnos el permiso para tener ese tiempo de bajón. Sin remordimientos. Porque rendirse sí es una opción y, además, el pataleo, un derecho.

Inspirado en http://teneresclerosismultiple.blogspot.com.es/2016/10/rendirse-si-es-una-opcion.html

hábitos más comunes entre las personas que suelen caer bien a todo el mundo

Recientemente, el columnista Jeff Haden señalaba algunos de los hábitos más comunes entre las personas que suelen caer bien a todo el mundo. A continuación recopilamos algunas de las ideas que más se repiten entre aquellas personas altamente deseables.

Prestan atención

La característica más importante de todas, y que gracias a la gran enfermedad contemporánea que es el déficit de atención es cada vez menos frecuente. No hay nada que nos haga más deseables que mostrar auténtico interés en lo que la otra persona tiene que contarnos. Algunos psicólogos han llegado a establecer en un 30% el tiempo de conversación que debemos ocupar en una charla con otra persona, aunque quizá simplemente con sonreír, no sacar el móvil del bolsillo cada cinco minutos o interesarse por aquello que la otra persona está contando sea suficiente.

Se disculpan sin tener por qué

Los más orgullosos considerarán esta ¿cualidad? como una estupidez, pero lo cierto es que una investigación realizada en la Universidad de Harvard señaló que excusarse aunque no haya motivo para ello es una de esas cosas que nos hacen caer mejor a los demás. Como señala la principal responsable del estudio, Alison Wood Brooks, las “disculpas superfluas” sirven para que “la víctima” sienta que la otra persona se ha puesto en su lugar y que tiene en cuenta sus sentimientos. Esa era la razón por la que las personas que decían “siento que el tiempo esté tan mal, ¿me dejas el móvil?” caían mejor que las que simplemente preguntaban “¿me dejas el móvil?”

Son maestros del Jiu-Jitsu social

Con este rimbombante nombre, que significa el “arte de la suavidad”, Haden se refiere a la capacidad que tienen ciertas personas para conseguir obtener una gran cantidad de información del interlocutor sin revelar nada personal. La clave se encuentra en realizar las preguntas correctas, reaccionar de la manera adecuada y mostrar una actitud abierta que haga que la otra persona se muestre favorable a confesar algunos de sus pensamientos más íntimos, aunque tan sólo haga diez minutos que se conozcan.

No mantienen una pose de poder

Las reglas de la elegancia sugieren que debemos permanecer erguidos, con la cabeza alta y una media sonrisa en nuestro rostro si queremos parecer poderosos. Pero la clase de persona a la que realmente querrías contarle tu vida se mueve de una manera completamente diferente. Haden utiliza a Nelson Mandela para ilustrar cómo un gesto puede marcar la diferencia: inclinándose levemente hacia adelante, sonriendo y acercándose a su interlocutor (en el caso del ejemplo que utiliza, Bill Clinton), está diciendo “soy yo quien realmente tiene el honor de conocerte a ti”.

No piden nada

Hay quien mantiene que todas las relaciones humanas están basadas en el interés, pero hay quien se lo toma al pie de la letra. En ocasiones, toda la simpatía que alguien puede haber mostrado se desmorona cuando nos damos cuenta de que lo que realmente pretenden es vendernos algo, hacer un buen contacto para el futuro o presentarnos a un familiar que necesita un cable. Las personas que caen bien parecen tener buena suerte, porque no utilizan a las personas como herramientas para conseguir sus objetivos, sino que simplemente las respetan y las cuidan, y tarde o temprano, ven su comportamiento recompensado.

No critican a los demás

Hay quien piensa que no hay nada que una más a las personas que el cotilleo y poner a caldo a una tercera persona. Y puede ser que algunas personas se sientan satisfechas al llevar a cabo dicho comportamiento, pero también hay quien es consciente de que quizá esta no sea la mejor manera de hacer amigos y sospeche que, si este procedimiento es algo generalizado, él mismo pueda ser en un momento u otro su víctima. Nada de comentarios negativos: el silencio es oro, sobre todo si no tienes nada bueno que decir.

No se quejan

Uno de los puntos más olvidados del decálogo de Dale Carnegie es aquel que recordaba que quejarnos constantemente nos convierte en personas indeseables. “Cualquier tonto puede criticar, quejarse y condenar a los demás, por lo que suelen hacerlo”, señalaba el empresario estadounidense. “Hace falta autocontrol y mucha personalidad para ser comprensivo y perdonar”.

Dejan que los demás sean mejores que ellos

Nos encanta pavonearnos delante de los demás, pero esto raramente sirve para nada más que para sentirnos mejor con nosotros mismos hinchando nuestro ego. Todo el mundo tiene sus cualidades, por lo que el camino más directo para complacer a alguien es reconocer aquello que hacen bien o, incluso, señalar que son mucho mejores que nosotros en determinadas cuestiones. Te amarán.

Saben despedirse

Haden explica en su artículo que las habituales fórmulas de despedida (“ha sido un placer”) no suelen causar una gran impresión. Por el contrario, debemos mostrar cierto entusiasmo y centrarnos en algún aspecto concreto de la conversación que hemos mantenido para demostrar que de verdad nos interesamos por la otra persona. Es decir, “me ha gustado hablar contigo acerca de cine”, “que te vaya bien en tu próximo proyecto” o “espero que volvamos a encontrarnos para seguir con esta conversación”.

Leído en El Confidencial

Mi granero se ha quemado. Ahora puedo ver la luna.

adaptarse

mujeres en el G20

g20

Visto en ecofeminita

hace calor

calor

tu cuerpo

cuerpo

Me gustaría poder decirte que ese cuerpo del que pareces avergonzarte es bello sólo por ser joven. ¡Qué coño! Es bello sólo por estar vivo. Por ser envoltorio y transporte de quien en realidad eres y poder acompañarte en cuanto haces.

Me gustaría poder decirte que la persona que algún día te quiera de verdad no amará a la persona que eres a pesar de tu cuerpo, sino que adorará tu cuerpo: cada curva, cada hoyito, cada línea, cada lunar. Adorará el mapa, único y precioso, que dibuja tu cuerpo y, si no lo hace, si no te ama así, entonces no merece que le ames.

Leído en Querida chica del bañador verde de Jessica Gómez

todavía aquí… de relax total

estiu - mi vida conmigo

perder la costumbre

relax-on-the-beach-open-walls-289662

De eso van las vacaciones. De perder la costumbre. Porque hay que perderla de tanto en tanto. Es necesario. Es higiénico. Es sano.

Y es que cuando nos acostumbramos, dejamos de pensar las cosas. Las automatizamos y olvidamos cuestionárnoslas. Las hacemos porque siempre las hicimos de ese modo. Embrague, cambio, gas.

Así, cuando nos falta la costumbre, nos vuelve a funcionar el coco. Tomamos distancia y todo se piensa mucho más claro. O digamos que se piensa de verdad. Todo está bien revisarlo, para dejar bien claro qué mantenemos y qué nos cargamos, para dejar constancia de que salimos a la calle libres de caspa, convenientemente actualizados, y habiéndonos descargado la última versión de nosotros mismos.

Y cuando terminas las vacaciones vuelves a tu yo de antes y lo primero que te preguntas es por dónde ibas. Cuando no acabas preguntándote hacia dónde vas. No es extraño que se disparen los divorcios en estas épocas.

Leído en artículo de Risto Mejide para Elperiodico

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/risto-mejide-perder-costumbre-4802333

Lo único que podemos hacer

cebo

 

– Debo admitir que he visto muchos sacrificios a lo largo de mi vida, gente dándolo todo por los demás… Pero el tuyo es enorme. Eres una persona muy especial…

Negué con la cabeza.
– No soy especial, y tampoco estoy de acuerdo con lo del sacrificio. Todos hacemos lo que nos gusta, aunque no entendamos por qué nos gusta. Sencillamente, es lo único que podemos hacer.

Leído en El cebo de José Carlos Somoza

ansiedad anticipatoria , intención paradójica, distanciarse de sí mismo mediante el buen humor

miedo
La ansiedad anticipatoria produce precisamente aquello que el paciente teme. Por ejemplo, una persona que teme ponerse colorada, cuando entra en una gran sala y se encuentra con mucha gente, se ruborizará sin la menor duda.

Por otra parte, tan pronto como el paciente deja de luchar contra sus obsesiones y en vez de ello intenta ridiculizarlas, tratándolas con ironía, al aplicarles la intención paradójica, se rompe el círculo vicioso, el síntoma se debilita y finalmente se atrofia.

Por irónico que parezca, de la misma forma que el miedo hace que suceda lo que uno teme, una intención obligada hace imposible lo que uno desea a la fuerza.

Leído en El hombre en busca de sentido de Viktor Emil Frankl

La denominación de “paradójica” no es gratuita sino que delata la auténtica naturaleza del sistema. Se trata de pedirle al paciente que haga precisamente lo que es objeto de malestar psicológico:

Si una persona no puede dormir, le pediremos que deje de hacerlo durante un tiempo o unas horas determinadas.

Si un niño se muerde las uñas, le pediremos que lo haga durante más tiempo o durante intervalos más largos.

Si un joven tartamudea y eso le crea gran ansiedad, le pediremos que tartamudee con mayor frecuencia y durante más tiempo de forma voluntaria.

Si un hombre padece disfunción erectil, deberá tener relaciones sexuales con un único objetivo: no tener una erección.

Leído en psicodiagnosis.es

la amenaza de volver a sentirte vivo

Pero el amor sigue ahí afuera, desafiante. Las sensaciones que apenas recordamos amenazan con hacernos volver a sentir vivos y desordenar nuestra vida. Y querríamos huir para entregarnos a todo aquello que habíamos guardado en el cajón de lo que ya no se tiene derecho a sentir. Y volar de nuevo… Algunos soñadores lo hacen. Algunos aventureros de corazón insolente, incapaces de apagar esas hogueras internas.

Pero otros no. Otros deciden quedarse en sus domingos de vermús y renunciar deliberadamente al amor, al deseo, a vivir con pasión. Porque la edad, amigos, manda. Los años pesan. Y sentirse acompañado en un amor desgastado es más seguro que entregarse al riesgo de enamorarse sin paracaídas.

Leído en isasaweis

estar enamorado

kiss-113

Estar enamorado es la mejor forma de estar. Estar enamorado es jugar en otra liga. El amor te pilla así, por sorpresa, con la guardia baja, y te hace sentir esas mariposas que te elevan… La vida se ve maravillosa desde allí arriba. Cuando desaparecen, nos alejamos y vuelta a empezar. Otra persona. Las mariposas de nuevo. Y otra vez sentir que se desvanecen…

Todos lo hemos vivido. Ese ciclo repetido hasta que uno llega a una edad en la que el tiempo le ha hecho cobarde, y puede más el miedo a quedarse solo que la emoción de sentirse enamorado. Las mariposas se van, pero ya no huimos. Nos quedamos y nos conformamos con sentirnos vivos a base de domingos por la tarde y de reuniones familiares. Y vivimos en ese estado vegetativo de haber renunciado para siempre a la pasión con mayúsculas. Y aprendemos a ser moderadamente felices.

Leído en isasaweis

happy

ver la música

enfréntate a tus demonios

face_yours_demons

nada que perder

Cuando aceptamos lo peor
ya no tenemos nada que perder
y esto significa automáticamente
que tenemos todo que ganar

sabiduría de conformarse, no todo el mundo tiene esa suerte

Jérôme y él eran más bien de esas personas que hacen bien su trabajo, pero una vez lo han acabado, ya ganado el dinero, lo aprovechan tranquilamente en lugar de cargarse con más trabajo para ganar más dinero.

Tenían lo necesario para estar contentos con lo suyo, no todo el mundo tiene esa suerte, pero ante todo tenían la sabiduría de conformarse, de amar lo que tenían, de no desear más. El don de permitirse vivir sin mala conciencia y sin prisa, de mantener una conversación lenta y burlona a la sombra del baniano, bebiendo una cerveza a pequeños tragos.

Leído en De vidas ajenas de Emmanuel Carrère

hoy, bien

blogger-image--1018222238

seres no biológicos

artificial

El día en que los humanoides exijan dignidad como lo hicieron los afroamericanos, las mujeres o las parejas homosexuales podría estar más cerca de lo que pensamos. Si resultan capaces de advertir su propia discriminación, de reconocer alternativas morales, de distinguir el bien y el mal, ¿qué derecho tendremos los seres biológicos a rechazar a los artificiales? No más que el derecho que nos ha dado la ley, la ley que hicimos nosotros.

El paralelismo no es mío ni es moderno. Ya lo planteó el profesor Hilary Putnam, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en un artículo de 1964: «La discriminación de un organismo sintético, basada en lo blandas o duras que son las partes de su cuerpo, me parece tan absurda como el trato discriminatorio de los humanos en base al color de la piel».

Leído en yorokobu

no importa donde huyas

Ani_Castillo_illustrations_these_feelings

porque no importa donde huyas, siempre acabarás tropezando contigo misma

Oído en Breakfast at Tiffany’s (Desayuno con diamantes)

conservar el humor, a eso se reduce todo

victoria

hoy hace 18 años que inicie mi proyecto, me ha quedado perfecto

irene

serás como te imagino

abrazo

En verdad hay sentimientos que es mejor que se queden en lo platónico; y es mejor recordarlos así, irreales, inacabados, porque eso es lo que los hace perfectos.

Texto de Gabriel García Márquez

algún día, espero que pronto, despertarás

Zenos-Frudakis-Philadelphia

El problema no son los lunes, el problema es que no te dedicas a lo que te apasiona. El problema no es tu jefe, el problema es que aún dependes de un jefe para sentirte realizado.

Si todavía necesitas despertador para ir al trabajo, es que sigues dormido y algún día, espero que pronto, despertarás.

Leído en artículo de Risto Mejide en ElPeriodico

todo depende

discutir depende

Y en este mundo traidor
nada es verdad ni mentira;
todo es según el color
del cristal con que se mira.

Ramón de Campoamor

un don

8

Siempre he pensado que tienes una cualidad extremamente terapéutica: tienes un tipo de disposición natural a escuchar, no eres de los que dicen: «Ya sé qué te pasa y yo te lo explicaré, sé lo que necesitas y lo que tendrías que hacer»… Eres de los que dicen: «No sé qué te pasa, yo no lo sé y por eso tienes que hablar»…

Tienes un don natural para escuchar que tiene poca gente. Y es que la gente nos morimos por ser útiles, y esto lo estropea todo. Preguntamos «¿Qué te pasa?», pero luego a la que el otro abre la boca ya empezamos a solucionarle la vida, especialmente si el otro nos importa bastante. Esto es el que tú no has hecho nunca.

Leído en La mujer veloz de Imma Monzó

mecánica cuántica, relatividad, gravedad cuántica

sol y tierra

Todo el mundo entiende que el Sol está arriba y la Tierra abajo. Pero en realidad no es así: los astros son rocas que flotan en el espacio y los australianos no se caen por estar en las antípodas.

Lo mismo podría aplicarse a otros dos conceptos populares: pasado y futuro. El tiempo no es como lo percibimos. En realidad no vemos nunca el tiempo, vemos fenómenos: las manecillas del reloj que se mueven, un péndulo que oscila…

El tiempo es un fenómeno como la temperatura o la transición de líquido a sólido: los átomos individuales no son cálidos o fríos, sólidos o líquidos, pero cuando hay muchos átomos juntos se forman objetos macroscópicos, que sí tienen estas propiedades en su conjunto. Nosotros no interactuamos con átomos individuales, sino con variables macroscópicas y estas tienen en sí la noción del tiempo.

Leído en artículo de M. Cantazaro sobre Carlos Rovelli en ElPeriódico

Mi bebé cumple 16 años

16c

nada

reloj

No hay nada peor que sentirse vacío.
Porque uno no está triste, ni feliz.
No se siente nada. Eso es todo.

competir

loser

Fomentamos la competición sin saber que es el origen de gran parte de los males que padecemos. La fomentamos en la familia, en el colegio y en el trabajo… Continuamente, constantemente, indiscriminadamente… Tenemos más personas frustradas, resentidas y enfadadas que personas felices. Y así nos va.

Para entender como la competición genera violencia hay que contemplar un elemento clave: a los perdedores. Si uno gana y el resto pierden. Y el que pierde es un looser, un maldito perdedor, un autoseñalado por la decepción de quien no ha cumplido unas aspiraciones sobrevaloradas. Así el perdedor se frustra, no le queda nada más que enfadarse o resentirse.

Yo apuesto por una educación que no clasifique en buenos y malos, en ganadores y en perdedores, sino que nos enseñe a descubrir los talentos de cada uno y a brindarles la oportunidad para manifestarlo.

Una educación que nos proporcione la seguridad suficiente como para no odiar lo diferente por el solo hecho de ser diferente, que no nos permita creernos mas que los demás y que nos haga entender que no tenemos derecho a hacer sufrir a nadie bajo ningún pretexto y en ningún momento.

Leído en Educando contra el terrorismo de Tomás Navarro

Vivir el momento, no puedo hacer más

pompa-jabon

¿Quién nos tomará en serio cuando estamos tan lejos de lo que fuimos? Nuestro extraño comportamiento, nuestras frases balbuceantes cambian la percepción que se tiene de nosotros. Nos volvemos ridículos, incapaces, cómicos. Y no somos nosotros, es nuestra enfermedad.

Pero de momento sigo viva. Sé que estoy viva. Tengo a gente a la que quiero. Tengo cosas que quiero hacer con mi vida. Me enojo conmigo misma por no acordarme de cosas pero aún hay momentos en el día de pura felicidad. Lucho. Lucho por ser parte de lo que ocurre. Para mantenerme conectada a la persona que fui.

‘Vive el momento’, me digo a mí misma. No puedo hacer más. Vivir el momento sin flagelarme demasiado… Sin flagelarme demasiado por dominar el arte de perder.

Oído en Siempre Alice

la punta del iceberg

iceberg-poster

Hay más neuronas en el cuerpo humano que estrellas en la galaxia, poseemos una gigante red de información… a la cual apenas tenemos acceso.

Cien billones de neuronas por humano y sólo el 15% de ellas están activadas.

Oído en la película Lucy

se hace camino al andar

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Poema de Antonio Machado de la obra Proverbios y cantares, XXIX, versionado por Joan Manuel Serrat en su álbum “Dedicado a Antonio Machado”.

el 50% de la humanidad

Forges_conciliación

Este 8 de marzo es un día vergonzoso. Como cada año, tenemos el cinismo de reconocer que durante los otros 364 días nos olvidamos -individual y colectivamente- del 50% de la humanidad, el que lleva nombre de mujer. Otro 8 de marzo más publicamos los estudios oficiales y los artículos periodísticos de rigor denunciando la discriminación sistemática que sufren las mujeres. En pleno siglo XXI seguimos lastrándoles su realización personal y profesional poniéndolas en la disyuntiva de una maternidad a prueba solo de heroínas. Hemos cambiado leyes, hemos abierto observatorios y hemos firmado manifiestos pero en muchas cosas seguimos donde estaban nuestro tatarabuelos, o incluso más atrás.

Demasiadas veces da la impresión que la discriminación de las mujeres es el resultado de una mano invisible. Pues, no, es la mía, la tuya, la de todos los que permitimos que sigan percibiendo salarios inferiores a los nuestros, que sigan oyendo que “las ayudan” en casa, que sigan pasando vergüenza cuando escuchan a cualquier grupo de machos alfa habitualmente desbocados caundo se quedan solos. La discriminación de la mujer es una herida lacerante de nuestra civilización que solo tiene unos responsables: los hombres y su concepción antigua y vetusta del poder y del orden social.

No estamos en una sociedad machista sino en algo peor como es una sociedad hecha a medida de un solo tipo de hombres: los machos alfa, eso que algunos llaman un patriarcado en toda regla.

Viñeta de Forges

Texto de Albert Saez

micromachismos

tapate_que_vas_muy_fresca

Visto en micromachismos

muerte y budismo

muerte

Al dejar ir algo, sea una persona, un evento, una emoción, etc.… invariablemente se está produciendo una muerte.

Para la gran mayoría de las personas, hablar de la muerte es asociar con sentimientos de “dolor”, es algo a lo que debemos de temer. Produce un miedo enorme y sobre todo una gran inseguridad tan solo pronunciar esa palabra.

Desde la filosofía oriental es mucho mas sencillo de comprender, ya que la vida sigue a la muerte con tanta seguridad como el día sigue a la noche, el invierno sigue al otoño, o la vejez sigue a la juventud.

Para el budismo todo en el universo, todo lo que ocurre en él, es parte de un inmenso tejido viviente de interconexiones. La energía vibrante que nosotros llamamos vida y que fluye a lo largo y ancho del universo no tiene principio ni final.

El budismo ve la muerte como un período de descanso, como un sueño a partir del cual la vida recobra energía y se prepara para nuevos ciclos de existencia.

La muerte es el nacimiento del paso que sigue, simplemente entiéndelo de esta manera: cuando algo muere, indiscutiblemente nace a otra realidad.

La muerte es necesaria y no debe de angustiarte… empieza hoy mismo a resignificar y a aprender a morir a todo cuanto ocurre a tu alrededor para que de este modo puedas sentir también el orgasmo de la vida en todo lo que generes…

Leído en centro anunaya

resiliencia

adversidad

Dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento.

Entendí que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades.

Comprendí que, en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso.
Desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece.

Charles Chaplin

Resiliencia: Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos (RAE)

Comentarios q los vegetarianos hemos oído mil veces (o más)

Mosquito

Estos son los comentarios q los vegetarianos hemos oído mil veces (o más). Se valora vuestro interés pero, por favor, intentad ser más originales…

cuando, gente q no sabe q es una proteína, te explican condescendientemente porqué necesitas comer carne,

cuando te informan d lo rico que está el jamón y sueltan eso de “no sabes lo que te pierdes…”,

cuando te recuerdan que no sabemos si las plantas también sufren,

cuando gente que se alimenta básicamente de comida rápida, fritos y bollería industrial, te riñe por fastidiar tu salud comiendo mal,

cuando te preguntan si comerías carne en la situación hipotética d que… los escenarios suelen incluir islas desiertas, a tus hijos muriendo de hambre con solo hamburguesas a mano o tener que elegir entre la vida de tu hermana y la de un mosquito.

Leído en dimequecomes

¿me transmite alegría?

habitacion_vacia

En la práctica se podría resumir en dos decisiones:
1. decidir si desprenderse o no de una cosa
2. y, si nos la quedamos, decidir dónde ubicarla.
Y así, objeto a objeto.

Para decidir la pregunta es simple: ¿me transmite alegría? Porque orden es rodearte sólo de las cosas que amas, de aquello que te aporta felicidad, y me refiero a cosas y también a personas.

Y una vez has ordenado tu hogar, puedes usar las mismas habilidades para poner en orden tu oficina… y todos los aspectos de tu vida.

Leído en artículo sobre Marie Kondo en ElPeriódico

razon y piel, difícil mezcla

inhala

si confundo tu sonrisa
por camelo si me miras…

Oído en Como quieres ser mi amiga de Jarabe de palo

las voces que no toleran retrasos ni esperas

filles

El tiempo, poco a poco, me liberará de las noches sin dormir y de los días sin reposo. De las manos gorditas que me agarran, escalan por mi espalda, me cogen y me rebuscan, sin restricciones ni vacilaciones. Del peso que llena mis brazos y dobla mi espalda. De las voces que me llaman continuamente y no toleran retrasos ni esperas. Aligerará, tal vez, el peso de la responsabilidad que a veces me oprime y no me deja respirar.

El tiempo me devolverá el ocio vacío de los domingos y las llamadas sin interrupciones, el privilegio y el miedo a la soledad. Enfriará otra vez mi cama, ahora calida de cuerpos pequeños y respiros rápidos.

Cancelerá, poco a poco o de repente, la familiaridad de su piel con la mía, la confianza absoluta que nos hace un cuerpo único. Acostumbrados a mezclar nuestros estados de ánimo, el espacio, el aire que respiramos. Las cosquillas, los “corre corre”, los besos en los párpados, los llantos que paran de repente con un abrazo. Las caricias mientras nos dormimos despacio.

Con el tiempo peligrará la confianza que sus ojos tienen ante mi como ser ominpotente. Capaz de parar el viento y calmar el mar. Arreglar lo inarreglable y sanar lo insanable. Dejarán de pedirme ayuda, porque ya no creerán que yo pueda en ningún caso salvarlos. Dejarán de imitarme, porque no querrán parecerse demasiado a mi.

Sabio y cínico, el tiempo difuminará las pasiones, las rabietas y los celos, el amor y el miedo. Llegarán la conciencia adulta de nuestras diferencias, el pudor, la verguenza y el prejuicio. Con el pasar del tiempo descubrirán que tengo muchos defectos y, si tengo suerte, me perdonarán alguno.

Leído en mammamia

ajusta las velas

buscando-el-amor-gabriel-sanchoImagen de Gabriel Sancho

El pesimista se queja del viento,
el optimista espera que cambie,
el realista ajusta las velas

William George Ward